Biblioteca de la Guitarra y Cuerda Pulsada

Biblioteca de la Guitarra y Cuerda Pulsada

Tipos de maderas usadas en las guitarras clásicas y “acústicas”

 

LA TAPA ARMÓNICA


Este es sin duda el componente más importante de la guitarra, ya que de él depende en gran manera el sonido final del instrumento, aunque el trabajo del luthier y el resto de componentes sean de la máxima calidad, si la tapa armónica y el varetaje interior no reúnen determinadas características el resultado final no será todo lo bueno que se podría esperar. A mediados del siglo XIX, Antonio de Torres, el que es considerado el padre de la guitarra española tal y como hoy la conocemos, construyó una guitarra con los aros y el fondo de papel maché para así demostrar cuan importante era la tapa armónica a la hora de definir el tono final de un instrumento.

Abeto alemán, german spruce, picea abies
El abeto alemán era la madera utilizada para tapas armónicas en siglos pasados, hasta la aparición de otras provenientes del continente americano. Hoy en día las piezas de máxima calidad son escasas, por lo que sólo se utilizan para instrumentos de gama alta, por lo general, construidos por luthiers tanto de guitarra clásica como acústica.

Esta madera tiene un color blanco y lustroso una vez acabada, y es capaz de reproducir una amplia gama colores tonales, agudos claros y bajos definidos, propiedad que va mejorando con el tiempo y el uso. Cuando se prueba una guitarra nueva con tapa de abeto que suena bien, en ese momento no está mostrando todo su potencial, pero sí que puede intuirse si estamos ante una tapa que será aún mejor en el futuro.

Cedro, western red cedar, thuja plicata
Esta madera ha ganado popularidad entre los constructores de guitarras, especialmente de clásicas, ya que es abundante, seca muy rápido, los cambios de temperatura y humedad no le afectan tanto como al abeto y un instrumento nuevo suena potente y vibrante recién encordado. No es una madera que mejore especialmente con el paso del tiempo, con lo que es más fácil identificar una buena tapa en un instrumento nuevo. Sus características más notables son su color, entre rojizo y marrón chocolate, veta muy recta y apretada y un sonido más cálido que el abeto. Funciona muy bien para clásica y fingerstyle en acústica, pero no tan bien con un ataque fuerte de púa, ya que se merman sus cualidades tonales, tendiendo hacia un sonido menos definido y “saturado”.

Abeto Sitka, Sitka spruce, picea sitchensis
Este tipo de abeto es oriundo del norte de América y Canadá, es el más duro de todos los tipos de abeto utilizados en instrumentos musicales, pero tiene una gran elasticidad, por lo que es el más utilizado para la construcción de guitarras acústicas.

Abeto Engelmann, Engelmann spruce, picea engelmanni
Por su gran parecido con el abeto Alemán, este tipo ha ganado en uso en los últimos años. Es más barato y abundante que el abeto europeo, más consistente en calidad y con propiedades acústicas muy parecidas a este último. Se utiliza tanto para guitarras clásicas como acústicas y la gran mayoría de esta madera proviene de Canadá, la cual es preferida a la Norteamericana.

AROS Y FONDO
Las maderas más utilizadas para las partes que componen el cuerpo de la guitarra son, palosanto, caoba, arce, nogal y ciprés. El palosanto de Río ya no está en uso, y la madera que hay en el mercado, que ha sido cortada antes de la prohibición, tiene precios altísimos, por lo que sólo la encontraremos en instrumentos de gama muy alta. El resto de los palosantos o palisandros van por el mismo camino, ya que cada vez son más escasos, aunque no es principalmente por la industria de los instrumentos musicales, la tala excesiva y la escasa reforestación hacen que llevemos a estas especies al borde de la extinción, afortunadamente se están tomando medidas al respecto y, en la industria de la guitarra, se están utilizando maderas alternativas con muy buenos resultados.

Palosanto de India, Indian rosewood, dalbergia latifolia
La mayor parte de las guitarras son construidas con esta madera, ya sea maciza o en laminados. Como su nombre indica tiene su origen en India. Su color varía entre el marrón claro y oscuro con matices púrpura que, con el tiempo y la oxidación, toma un bonito tono marrón chocolate. En lo que al sonido se refiere, es un material acústicamente muy activo, cualidad que contribuye a obtener sustain y una buena proyección del sonido, que son las funciones fundamentales de un buen fondo. Sustain, porque puede vibrar un largo tiempo y proyección, porque al vibrar en armonía con la tapa toda esta energía se ve orientada hacia esta última. Podría decirse que añade calidez en agudos y definición en graves y es preferible que la madera sea lo más ligera posible para un sonido más articulado, especialmente para las guitarras clásicas, ya que suelen usarse para una interpretación con más matices y contrastes.

Palosanto de Madagascar, Madagascar rosewood
El palosanto de Madagascar está siendo el sustituto del de Río, ya que posee similares características estéticas y acústicas. Al golpearlo (tap tone) su sonido es quizás sutilmente más “acampanado” (en falta de una palabra mejor) que el del Palosanto de India, pero me temo que su creciente popularidad se debe más a sus características estéticas que al cómo afecta al sonido.

Caoba, Mahogany
Actualmente la mayor parte de la caoba utilizada proviene de África, ya que la americana es cada vez más escasa. Se utiliza principalmente en la construcción de guitarras acústicas. Esta madera ha sido infravalorada por su uso en instrumentos de gama baja/media, pero si se escoge acertadamente y se empareja con una buena tapa, podemos tener un sonido brillante sin sacrificar calidez, así como un instrumento sensible al tipo de ataque. Esta madera puede tener muchas variaciones de densidad, incluso en piezas de la misma especie. Las de mayor densidad son las más indicadas para la guitarra, dada su capacidad vibrante, por el contrario, a menor densidad la pieza será más pasiva acústicamente.

Arce, maple, acer pseudoplatanus
Es la madera favorita de los constructores de guitarras de Jazz e instrumentos de arco.
Su uso es menos común en guitarras clásicas y acústicas, ya que tiene un tono muy concreto que no vale para todos los gustos y repertorios, se podría decir que tiende a realzar las frecuencias medias/altas permitiendo a la tapa generar su tono natural sin añadir color a este. Asimismo, al tener una capacidad de vibración más baja que otras maderas, la duración del sonido, sustain, es más corta, por eso se adapta muy bien al Jazz y a estilos contemporáneos de guitarra, dado que no necesita de la expresividad tonal requerida para, por ejemplo, el repertorio clásico romántico.

Nogal tropical, tropical walnut, juglans fallax
El nogal suele utilizarse como alternativa a la caoba en la construcción de cuerpos de guitarras acústicas, por su similitud en lo que a sonido se refiere. Tiende a realzar los medios y favorece la proyección del sonido por parte de la tapa, su color y veteado es quizás más vistoso y cálido que el de la caoba, pero estas son cuestiones estéticas que dependerán del gusto de cada uno.

Ciprés, cypress, cuprenssus sempervirens
Esta madera ha sido utilizada desde el siglo XVI en la construcción de todo tipo de instrumentos, especialmente para duelas de laúdes. Hoy en día hablar de ciprés es hablar de guitarra flamenca. Para mí, uno de los aspectos que más me agrada de esta madera es su inconfundible olor, el cual podremos percibir cada vez que saquemos la guitarra de su estuche. Una buena pieza de ciprés proporciona un sonido que estaría a medio camino entre el arce y el palosanto, no demasiado sustain y cierto tono cálido. El porqué no se utiliza en otro tipo de guitarras me resulta algo extraño, ya que me temo que podrían conseguirse resultados muy interesantes en guitarras acústicas, e incluso eléctricas; seguramente la tradición, la escasez y el precio sean los principales motivos.

Otras maderas
Desde hace algunos años se han ido incorporando a la industria de la guitarra nuevas especies de maderas dadas sus propiedades acústicas, estéticas, disponibilidad en el mercado y coste. Entre las más populares están el cocobolo, padouk, wenge, paloscrito, ziricote, pao ferro, ovangkol, koa y bubinga, las cuales se usan principalmente para construir los aros y el fondo. Sus propiedades acústicas son similares al palosanto y la caoba.

MANGO, DIAPASÓN Y PUENTE
La elección de maderas para el mango o mástil suele ser: caoba para las acústicas, ya que puede resistir bien la tensión de las cuerdas de acero, y el cedro para las clásicas, por su menor densidad y capacidad de soportar la tensión de las cuerdas de nylon. El mástil en las guitarras acústicas no juega un papel tan importante como en las eléctricas en lo que a sonido se refiere, ya que es el cuerpo el que dicta en mayor medida el resultado final. El diapasón y el puente suelen ser de ébano o palosanto. La elección de uno u otro, así como la calidad, sí que afectará al sonido en mayor medida que el mango, de hecho incluso la elección de los materiales para los pivotes que sujetan las cuerdas en las guitarras acústicas pueden ayudar a modelar el sonido final de una guitarra. Las cualidades del palosanto y el ébano han sido ya descritas en el anterior artículo.

OTROS ASPECTOS DE INTERÉS
Si escoger la madera para una guitarra eléctrica tiene su truco, para las guitarras acústicas es ya toda una ciencia, por supuesto siempre y cuando la idea sea hacer una guitarra de la máxima calidad. Si a todo esto le unimos factores como la técnica de construcción, colas y barnices, material de cejuela y silleta, material de pivotes de puente, tipo de madera para el varetaje y refuerzos internos, puente, etc., nos encontramos ante un número de factores determinantes que puede ser abrumador.
Siempre que hablemos de guitarras de luthier lo principal será, en primer lugar, su habilidad para seleccionar maderas secas de las mejores cualidades y, a continuación, su conocimiento del oficio para sacarles el mayor rendimiento. Muy pocos luthieres y/o fabricantes consiguen consistencia en su producción en lo que a sonido se refiere, ya que incluso piezas de un mismo árbol y utilizadas de la misma manera pueden dar resultados diferentes. La teoría de que las tapas con veta muy apretada suenan mejor es muy relativa, ya que, como hemos visto, son muchos los factores que se deben tener en cuenta, e incluso la estructura celular de la propia madera, la cual no podemos ver, es determinante.

He visto guitarras con tapas que, sinceramente, parecían más apropiadas para un mueble de la popular multinacional escandinava y sonaban de muerte. También he visto, por el contrario, guitarras con materiales de primera que, aunque no sonaban mal, carecían de potencia y “voz”, por supuesto si el punto de partida son materiales selectos lo más probable es obtener un buen resultado final.

¿Qué conclusión podemos sacar de todo esto? Lo mejor es fiarse del oído. Por supuesto, si queremos un instrumento para repertorio clásico no necesitaremos probar guitarras de arce, ciprés o caoba, ya que sabemos de antemano que no se adaptarán a nuestro estilo y repertorio. En mi opinión, lo mejor es dejarse guiar por alguien que esté acostumbrado a escuchar instrumentos de gama alta y, si tenemos la oportunidad de poder probar alguno, mejor que mejor, ya que así tendremos un punto de referencia a la hora de juzgar el sonido de una guitarra. De hecho podemos encontrar, por ejemplo, tres guitarras con igual buen sonido, sustain, estética y precio; aquí ya se trata de escoger la que tiene el color tonal que más nos guste, lo que es ya un tema personal, pues no todos tenemos el oído y el gusto por igual. Pero, por supuesto, el contar con una segunda e incluso una tercera opinión puede sernos de gran ayuda.

 

 

0 Comentarios:

  • No hay comentarios

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizarlos, aceptas que usemos cookies. Más información

Aceptar