Biblioteca de la Guitarra y Cuerda Pulsada

Biblioteca de la Guitarra y Cuerda Pulsada

Orígenes del bajo eléctrico

 

Cuando en 1951 Leo Fender presentó al público su primer modelo de bajo eléctrico, seguramente no podía ni imaginar la revolución que esto supondría para la música popular en el futuro. Antes de que esto sucediese, la única opción era el contrabajo, que debido a los sistemas de captación de audio de la época solía ser inaudible tanto en estudio como en directo. Por este motivo, en algunos estudios solía utilizarse lo que denominaban “tic-tac bass “, que consistía en doblar las líneas de bajo con una guitarra, para así darle a estas más definición y claridad. La creación de Leo Fender resolvía todos estos inconvenientes, ya que aportaba su propio sistema de captación del sonido, comodidad y precisión en la ejecución, gracias a los trastes y una longitud de escala más corta que la del contrabajo, además, también ofrecía portabilidad gracias a su tamaño mas reducido.

Todo esto hizo que algunos guitarristas, especialmente músicos de estudio, adquiriesen el nuevo instrumento, con lo que duplicaron su volumen de trabajo, ya que los productores de la época rápidamente vieron el potencial del bajo eléctrico y el ahorro de no tener que contratar nunca más a dos músicos para poder grabar unas líneas de bajo aceptables.

A partir de aquí, poco a poco, el bajo eléctrico empezó a tomar más peso y protagonismo en las grabaciones como, por ejemplo, las realizadas por James Jamerson para el sello Motown, que marcarían un antes y un después en lo que se refiere a la manera de concebir el papel del bajo en el grupo. Mas tarde llegarían Jaco Pastorius y Marcus Miller, entre otros, dándole un papel de instrumento solista.

Tras esta introducción, pasaremos a ver los aspectos técnicos del bajo eléctrico o guitarra baja.

La gran mayoría de los bajos están construidos con maderas tanto blandas como duras. Las maderas duras tienen un sonido más brillante y percusivo, las más comunes son: Ébano, Nogal, Arce, Wenge, Padouk, Koa y Palosanto.Tanto el Ébano como el palosanto son utilizados para hacer diapasones y el resto para mástiles y cuerpos. Las maderas blandas se caracterizan por un tono más cálido y oscuro, por lo que son destinadas principalmente para la construcción de cuerpos. Las más usadas son: Aliso, Fresno, Tilo y la Caoba, siendo esta última una madera semidura. Por lo general, una combinación de mástil de arce con diapasón de Palosanto y un cuerpo de madera blanda suele ser lo mas común, aunque también nos podemos encontrar con maderas exóticas duras e incluso materiales sintéticos como el grafito.

El Bajo parte por parte
· El mástil: El material utilizado para contruir esta parte juega un papel muy importante en lo que se refiere al timbre del instrumento. Como antes veíamos, la madera de Arce es la opción más común. Los mástiles pueden estar construidos de una o más piezas de madera, de la misma especie o de varias. Los que son de más de una pieza suelen construirse utilizando varios listones encolados entre sí a la larga y suelen caracterizarse por una mayor resistencia a la torsión producida por las cuerdas. Hay dos tipos de unión entre mástil y cuerpo, atornillado (bolt-on) o encolado a través del cuerpo (neck-thru). Los mástiles atornillados se caracterizan por proporcionar un sonido más brillante y percusivo, pero con menos sustain que los encolados a través del cuerpo.

Un aspecto muy importante que se debe tener en cuenta con los mástiles atornillados es el punto de unión con el cuerpo, ya que si éste no se mantuviese estable debido a la tensión de las cuerdas, podríamos encontrarnos con problemas de afinación y ajuste. En el interior del mástil se encuentra el alma, cuya función es ayudar al mástil a resistir la tensión provocada por las cuerdas y, a su vez, poder ajustar la curvatura del mismo. Los mástiles de grafito por su rigidez y resistencia a la torsión no llevan alma. Algunos mástiles de madera incorporan, aparte del alma, dos tiras de grafito, las cuales aportan rigidez añadiendo muy poco peso al conjunto.

La cejuela es la pieza que está al final del diapasón, justo antes de la pala y los clavijeros. Su función es espaciar las cuerdas proporcionalmente y, junto con el puente, son los dos puntos que definen la longitud de escala. El ancho de la cejuela es un punto que se debe tener en cuenta, ya que este dato nos puede orientar sobre cómo de cómodo nos puede resultar ese mástil, normalmente la gente con manos pequeñas se encontrará mas cómoda con una cejuela estrecha que con una ancha.

· El diapasón: Esta es la parte del mástil sobre la que digitamos. Por estar sometida a un uso constante, se usan maderas duras como el Palosanto, Ébano, y Arce, este ultimo necesita ser barnizado. El Arce proporciona un sonido más percusivo que el Palosanto o el Ébano, por lo que no es raro que sea una de la opciones favoritas de los intérpretes de Slap. Los diapasones no tienen su superficie plana, a todos se les hace una curvatura denominada radio del diapasón (fretboard radius), a mayor el número del radio más plano sentiremos el diapasón. Las cuerdas deben tener ajustada su altura de manera que sigan el radio del diapasón. Aquí nos encontramos también con los trastes, normalmente serán 21, 22 ó 24 y, por lo general, del tipo Jumbo, que son los de mayor tamaño. Un dato importante es que los trastes estén bien nivelados, ya que si hubiese diferencias de altura entre ellos, esto provocaría que las cuerdas rozasen, dándose así el denominado “trasteo” que, a buen seguro, nadie queremos en nuestro instrumento.

· Clavijeros: Son los componentes que nos permiten afinar el bajo y pueden ser de tipo abierto o cerrado. Los de tipo abierto son los que tienen todo el mecanismo a la vista y su único inconveniente es que pueden necesitar ser lubricados tras años de uso, por lo que no es un aspecto que deba preocuparnos. Cuando leáis algún folleto o catálogo en el que se detallen aspectos técnicos de clavijeros, seguro que veréis el termino “gear ratio”, esto se refiere al número de vueltas que deberemos dar al clavijero para que todo su engranaje dé una vuelta completa, a un mayor ratio, más precisión en la afinación.
· El puente: Es la pieza mediante la cual las cuerdas hacen contacto con el cuerpo. La mayor parte de la vibración de las cuerdas se transfiere al cuerpo del bajo a través de él. También es la parte más importante en lo que a ajustes se refiere, ya que cada cuerda reposa sobre una silleta que nos permite ajustar la altura de cada una y modificar la longitud de escala u octavar moviéndola longitudinalmente. Algunos puentes vienen diseñados para que las cuerdas pasen a través del cuerpo, quedando éstas ancladas en la parte posterior del mismo. Este sistema proporciona algo más de sustain, pero el sistema más común es en el que las cuerdas quedan ancladas en unas ranuras o agujeros practicados en el mismo puente. Los puentes de mejor calidad suelen estar fabricados con bronce y ser pesados; tanto el tipo de material, como el tener mas masa ayuda a una mejor definición y sustain.

· El cuerpo: Es la parte principal del bajo, ya que se encarga de hacer resonar la vibración de las cuerdas para luego ser captada por las pastillas. El tipo de madera utilizada para la construcción del cuerpo es un dato muy importante, ya que según la especie seleccionada se obtendrá un timbre determinado. Anteriormente hemos comentado las características de las diferentes maderas, pero a modo de referencia podemos tener en cuenta lo siguiente: Las maderas blandas tienen un tono más cálido y profundo, mientras que en las duras será brillante y percusivo. Si lo que buscamos en un instrumento para tocar slap, funk o música progresiva, seguramente nos vendrá bien un bajo construido con maderas duras como Wenge, Arce o nogal, aunque con la clásica combinación de mástil de Arce y cuerpo de Fresno, Aliso o Tilo podremos cubrir cualquier tipo de estilo sin problema, ya que aquí también entran en juego las pastillas, el sistema de amplificación, las cuerdas y la técnica del interprete. Está bien conocer estos datos, pero no conviene obsesionarse demasiado, al fin y al cabo, la mayor parte de nuestras líneas de bajo favoritas están todas grabadas con el mismo tipo de instrumento, que no es otro que el de Leo Fender, mástil de arce y cuerpo de Fresno o Aliso. El tipo de barniz aplicado no es un aspecto que deba preocuparnos, ya que en los instrumentos de cuerpo sólido, tiene escasa o ninguna influencia sobre el timbre y es más bien un aspecto de tipo estético.

· Electrónica y pastillas: Todos los bajos traen, como mínimo, una pastilla y dos potenciómetros, uno de volumen y otro de tono. Esta sería la configuración más básica y la que solemos encontrarnos en los bajos con electrónica pasiva; en los bajos con electrónica activa es donde las opciones aumentan. En estos últimos es común encontrarse, como mínimo, con dos controles de tono, uno para graves y otro para agudos, los cuales nos permiten ajustar una frecuencia específica.

En bajos de gama media / alta, que traen una circuitería más elaborada, podemos encontrarnos con un control para las frecuencias medias y, en algunos, este control nos permitirá escoger dicha frecuencia de medios y darle más o menos presencia, como en un ecualizador paramétrico, lo que junto con los demás controles nos daría un gran control sobre la ecualización en el mismo bajo. Nos encontraremos con términos como “ecualización de tres bandas”, cada frecuencia es una banda,“Tres bandas” significa graves, medios y agudos. Una EQ de dos bandas significa que simplemente disponemos de graves y agudos.Tener más controles en el bajo está muy bien, pero a no ser que dispongamos de un circuito activo de calidad, será mejor utilizar los controles de ecualización de nuestro amplificador, que siempre nos darán más calidad y flexibilidad que una circuiteria mediocre.

Los siguientes componentes a observar son las pastillas. El lugar en donde estén emplazadas éstas ejerce una gran influencia sobre el sonido. Cuanto más cerca esté una pastilla del puente el sonido será más brillante y nasal, por él contrario cuanto más cerca esté del mástil, este será más grueso y cálido. En bajos con dos pastillas, se pueden obtener sonidos diversos mediante la combinación de ambas y, a su vez, pulsando las cuerdas más cerca del puente o del mástil.

Si vamos a comprar un bajo por primera vez, una combinación interesante de pastillas seria la P-J. Esto significa que el bajo viene equipado con una pastilla humbucker, tipo Precision bass, cerca del mástil y una de bobinado sencillo, tipo Jazz bass, cerca del puente. Esta combinación es muy versátil, ya que combina dos de los sonidos más clásicos de pastillas para bajo. Las pastillas pueden ser activas o pasivas y cada tipo tiene sus características, así como sus ventajas y desventajas.

Las primeras pastillas que se utilizaron en bajos eran pasivas. Cuando escuchamos grabaciones de Jimi Hendrix, Rolling Stones y The Beatles, estamos escuchando pastillas pasivas. Éstas suelen tener un sonido más redondo, cálido y dinámico, pero no ofrecen mucha opción de control sobre el mismo. Con los controles de tono sólo se pueden recortar, nunca incrementar, graves y agudos. Esto, más que una desventaja, es una característica, y siempre podremos realizar los retoques de ecualización necesarios en nuestro amplificador. La única desventaja notable es su facilidad para recoger más ruidos e interferencias que las pastillas activas.

Las pastillas activas, utilizan un preamplificador que suele ser de 9 ó 18 voltios y es alimentado por una o dos baterías. Aquí sí podemos incrementar o recortar las frecuencias, lo que nos proporciona una mayor flexibilidad en lo que a ecualización se refiere. En la mayoría de los bajos actuales, si se nos agota la batería las pastillas dejarán de funcionar; por lo que seria interesante disponer de una circuitería que nos permitiese trabajar tanto en activo como en pasivo, para lo cual el bajo debería tener unas pastillas pasivas con un circuito activo, el cual se pudiese encender o apagar y, por supuesto, procuraremos tener siempre el estuche baterías de repuesto.

Las pastillas activas tienen una salida superior a las pasivas, ya que tienen menos pérdida de señal cuando ésta llega al amplificador. En cuanto al sonido, suelen tener más brillo, definición, pegada y, debido al menor tamaño de sus imanes, suelen captar menos ruidos e interferencias; pero algunos preamplificadores suelen ser algo ruidosos si subimos el control de agudos.

Es difícil formarse una opinión concreta en lo que a pastillas activas o pasivas se refiere, lo mejor es probar diferentes sistemas, pero siempre sonará mejor un buen sistema pasivo que uno activo mediocre.

· Cuerdas: Independientemente de la calidad de nuestro bajo, si no cambiamos y limpiamos las cuerdas a menudo, nuestro sonido puede verse muy perjudicado, ya que las cuerdas con el uso pierden brillo, definición y suelen volverse imprecisas, en lo que a afinación se refiere. A continuación comentaremos varios aspectos que pueden ayudarnos a la hora de comprar cuerdas.

Una cuerda de bajo se compone de dos cables, un cable de acero principal sobre el que se enrolla otro denominado entorchado. Hay dos tipos principales de cuerdas: las de entorchado plano y las de entorchado redondo.

Las de entorchado plano, como bien indica su nombre, llevan un cable plano enrollado a lo largo del cable central y su principal característica es que tienen un tacto suave y los dedos apenas hacen ruido al deslizarse sobre ellas. Su sonido es cálido y con poco brillo, parecido al de un contrabajo y tienden a durar más que las de entorchado redondo, ya que tienen menos ranuras en las que la suciedad y el sudor puedan acumularse. Son demasiado cálidas para interpretar rock, pero su sonido característico encaja muy bien para estilos como el jazz o el reggae.

Las cuerdas de entorchado redondo tienen un cable de sección redondo y más reducido que las de entorchado plano, lo que hace que tengan un tacto más áspero, ya que se notan más las ranuras entre vuelta y vuelta del entorchado. Su sonido es brillante y favorecen el ruido de dedos al deslizarse sobre ellas. Es el tipo de cuerda más usado, ya que se adaptan bien a cualquier estilo. Cuando están recién cambiadas su brillo suele ser excesivo, pero tras un par de días de uso ya no necesitaremos recortar tanto las frecuencias agudas en nuestra ecualización. Entre estos dos tipos de entorchado, hay otros dos, denominados groundwound y halfround, que son una mezcla de los citados anteriormente y tienen un entorchado menos redondo, reduciendo así el brillo y el ruido de dedos. Otro dato importante es el calibre o diámetro de las cuerdas. Las cuerdas de calibre grueso tienen un excelente sonido, pero son más difíciles de tocar y ponen mucha tensión en el mástil, con lo que corremos el riesgo de que éste se deforme tras un tiempo si no está muy bien construido. Las cuerdas de calibre más fino, son mucho más fáciles de tocar y ponen menos tensión en el mástil, pero su sonido tiene menos cuerpo. Aquí entra en juego el criterio de cada uno y el tipo de música que vayamos a tocar, pero no debemos olvidarnos de factores como las maderas, la electrónica y la amplificación, ya que también influyen en lo que al sonido se refiere. Deberemos probar tantas cuerdas como nos sea posible hasta dar con el tipo y calibre que mejor se ajuste a nuestro gusto y equipo.

Un último comentario, que puede sernos de utilidad a la hora de comprar un bajo: No sería mala idea que nos acompañase un bajista de más experiencia y así poder cambiar impresiones. Si el sitio donde hagamos la prueba está tranquilo, estaría bien tocar sin amplificarnos ya que, por regla general, un bajo que no tiene un tono bonito sin enchufar, no hay electrónica que lo mejore. Procuraremos utilizar siempre el mismo amplificador, y si la altura de cuerdas o curvatura del mástil fuese excesiva, comentaremos al vendedor si puede mejorar estos problemas. Visitar las paginas web de fabricantes, así como foros de bajistas, puede ayudarnos a encontrar información adicional sobre el tipo de instrumento que buscamos.

 

0 Comentarios:

  • No hay comentarios

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizarlos, aceptas que usemos cookies. Más información

Aceptar