Biblioteca de la Guitarra y Cuerda Pulsada

Biblioteca de la Guitarra y Cuerda Pulsada

Como hacer solos de guitarra (2-parte)

Modos Guitarra. Los modos de la escala mayor
 

LOS MODOS Y LOS ACORDES. USO DE LOS MODOS:

A estas alturas ya deberíamos saber qué debemos hacer para tocar cualquier modo, en cualquier tono, y en cualquier posición del mástil.

Por resumirlo, se trata de contestar a 4 preguntas…

- ¿En qué tono quiero tocar?

- ¿Dónde tengo esa nota sobre la guitarra?

- ¿Qué modo quiero usar?

- ¿Qué “número” corresponde al modo que quiero tocar?

Y finalmente llevar el número que nos interesa hasta la nota que nos interesa.

Un ejemplo:

- ¿En qué tono quiero tocar? En Do

- ¿Dónde tengo un Do? En la quinta cuerda, tercer traste.

- ¿Qué modo quiero usar? El mixolidio

- ¿Qué “número” corresponde al mixolidio? El (5)

Pues muevo el esquema de forma que sobre la quinta cuerda, tercer traste, tenga un (5). A partir de ahí, todas las notas que toquemos pertenecerán al modo mixolidio en Do.

Probablemente aún te lleve un tiempo pensar la posición del mástil a la que debes mover toda la estructura que hemos visto, pero eso mejorará rápidamente con la práctica.

Ahora el objetivo es saber cuándo utilizar cada uno de los modos. Es decir, saber elegir el modo en función de los acordes que tengamos de fondo.

Vamos a tomar la tabla que vimos al principio del tutorial, con la escala diatónica mayor de Do, y sus respectivos modos, y sobre ella vamos a marcar los grados 1, 3 y 5

Y a la derecha vamos a añadir una columna, en la que indicamos el nombre del acorde que se forma si se tocan las 3 notas marcadas.

Vemos que si tocamos las notas 1, 3 y 5 del modo jónico de Do, tendremos un acorde de Do mayor. Si tocamos las notas 1, 3 y 5 del modo dórico en Re, tendremos un Re menor, etc…

Recuerda que al construir acordes con las notas de la escala de Do, lo que estamos haciendo es armonizando la escala mayor de Do.

Por otro lado, si construimos un acorde con las notas de una escala, y luego tocamos la escala sobre dicho acorde, nos sonará bien.

Así que eso es lo que haremos de ahora en adelante. Nos fijaremos en el tipo de acorde que suena de fondo, y sobre él tocaremos un modo que contenga sus notas.

Por ejemplo, con la tabla del ejemplo anterior, tenemos que sobre un Do mayor, podremos tocar Do jónico. Sobre un Re menor, podremos tocar Re Dórico. Sobre un Mi menor podremos tocar Mi Frigio, etc.

Si generalizamos, independientemente del tono en el que estemos tocando, obtenemos la siguiente tabla, que nos indica qué tipo de acorde se forma cuando tomamos los grados 1, 3 y 5 de cada modo, y por tanto qué modos podemos aplicar sobre cada tipo de acorde:

Vemos que:

- Los acordes mayores se pueden formar con los modos I, IV y V

- Los acordes menores se pueden formar con los modos II,III y VI

- Los acordes disminuidos se forman con el modo VII

Un acorde mayor se puede formar con tres modos distintos: jónico, lidio y mixolidio. Así que sobre un acorde mayor podremos aplicar cualquiera de esos tres modos, porque sonará bien.

Por ejemplo, si de fondo suena un Do mayor, podremos tocar sobre él los modos Do jónico, Do lidio o Do mixolidio, porque cualquiera de esos tres modos contiene las notas del acorde de Do mayor.

Hemos considerado que construíamos acordes de 3 notas. Pero es muy habitual que los acordes estén formados por 4, consideranto el grado 7 también. En ese caso tendríamos:

Considerando esa nota adicional, los acordes que obtenemos son los siguientes:

Es decir,

- Sobre acordes de séptima mayor podemos tocar los modos I y IV

- Sobre acordes menores séptima podemos tocar los modos II,III y VI

- Sobre los acordes de séptima dominante tocaremos el modo V.

- Sobre acordes séptima de quinta disminuida tocaremos el modo VII.

Aplicación práctica sobre progresión I – IV- V

Vamos a ver que modos utilizar sobre la progresión de acordes más habitual, la I-IV-V. (1-4-5) Esta es la progresión que se toca en el Blues y Rock&Roll y la base de muchas otras canciones y estilos.

Los números romanos I-IV-V hacen referencia a las posiciones que ocupan los acordes, dentro de la escala mayor del tono en el que tocamos. Vamos a verlo con un ejemplo:

Supongamos que vamos a tocar un blues en el tono de Sol. Si escribimos la escala mayor de Sol y nos fijamos en las posiciones 1, 4 y 5 (I-IV-V), vemos que son el Sol, el Do y el Re. Esos son los acordes que usaremos.

En este caso, el acorde I será el Sol, el acorde IV será el Do, y el acorde V será el Re.

Ahora localizaremos sobre el mástil las notas correspondientes a esos tres acordes. En realidad con localizar la correspondiente al acorde I es suficiente, porque las otras dos estarán siempre en la misma posición relativa. Es decir, el IV está siempre justo debajo del I, y el V está siempre dos trastes más agudo que el IV .

Esto ya lo sabemos del esquema que hemos memorizado: el (4) está siempre bajo el (1) (excepto entre la segunda y tercera cuerda), y el (5) dos trastes más agudo que el (4)

Hasta ahora, usando la escala pentatónica (o la escala de blues), simplemente mirábamos en que tono queríamos tocar, osea cuál era el acorde “I” y sólo tocábamos la escala pentatónica en ese tono.

Sabemos que la pentatónica menor del acorde I sonará bien sobre los tres acordes de la progresión I-IV-V. Además nos da lo mismo si los acordes son mayores o menores. Siempre suena bien.

Con los modos es distinto. Debemos tener presente siempre sobre qué tipo de acorde estamos tocando.

Para saber qué modos usar, en lo primero que nos tenemos que fijar es en si el blues es con acordes mayores o con acordes menores. En función de ello elegiremos el modo, teniendo en cuenta el cuadro que ya conocemos:

En un blues de 12 compases típico, los tres acordes son mayores de séptima dominante (osea el acorde séptima de toda la vida) así que usaremos el modo mixolidio. Pero el modo mixolidio del tono correspondiente.

Es decir:

Cuando estemos sobre el acorde I, que es un Sol, lo que haremos será buscar un Sol en el mástil, y desplazar hasta allí el esquema que hemos aprendido.

Por ejemplo, localizamos el Sol en el tercer traste de la sexta cuerda.

Y hasta allí desplazaremos la posición del esquema adecuada, teniendo en cuenta que queremos tocar el modo mixolidio ( 5 )

Pensaremos: ¿En qué posición (A, B, C, D, E) tengo el grado 5 en la sexta cuerda?

Sabemos que está en la posición B, así que la colocamos de forma que el 5 quede encima de la nota que queremos tocar, en este caso el sol del tercer traste. (Todos los “5” estarán colocados sobre notas Sol)

Como conocemos la posición relativa de todos los esquemas, automáticamente sabemos las notas a lo largo de todo el mástil. Todas las notas que toquemos siguiendo la estructura que conocemos, pertenecerán al modo mixolidio de sol.

Cuando cambiemos al acorde IV de la progresión, deberemos cambiar de escala. En el ejemplo que estamos viendo deberemos pasar de Sol a Do, y repetir el proceso:

- ¿En qué tono quiero tocar? En Do

- ¿Dónde tengo un Do? En la quinta cuerda, tercer traste.

- ¿Qué modo quiero usar? El mixolidio

- ¿Qué “número” corresponde al mixolidio? El 5

Así que llevaremos un 5 hasta la quinta cuerda tercer traste.

Pensaremos, ¿En qué esquema tengo el grado 5 (correspondiente al mixolidio) en la quinta cuerda? Sabemos que está en el esquema E. Desplazaremos toda la estructura hasta ese punto, y todas las notas que toquemos pertenecerán al modo mixolidio en do.

Para terminar repetimos el proceso para el acorde V de la progresión, que en este caso es un Re, y lo localizaremos sobre la quinta cuerda. Dos trastes más agudo que el acorde IV.

Es decir, simplemente tenemos que desplazar la escala que hemos visto para el acorde IV dos trastes:

Resumiendo:

Localizamos en el mástil las notas correspondientes a los acordes I, IV y V sobre los que queremos tocar.

Mientras tocamos, tenemos que tener presente dónde está la tónica del acorde que suena de fondo.

Para tocar sobre acordes de séptima dominante (el séptima de toda la vida), usaremos el modo mixolidio (5).

Cuando estamos sobre el acorde I tenemos que desplazar el esquema de forma que el (5), correspondiente al modo mixolidio, se coloque encima de la nota tónica del acorde I

Y de la misma manera, cuando estamos sobre el acorde IV tenemos que desplazar el esquema de forma que el (5) se coloque encima de la nota tónica del acorde IV, y cuando estamos sobre el acorde V tenemos que desplazar el esquema de forma que el (5) se coloque encima de la nota tónica del acorde V

 

——————————————————————————————————5
Teoría de los Acordes.

ACORDES ALTERADOS

No sólo tus vecinos se alteran cuando tocas la guitarra. Los acordes también. En este apartado veremos en detalle algunos de esos acordes “raritos” de los que hemos hablado en el apartado anterior. Antes de seguir es importante que hayas entendido perfectamente como funciona la construcción de acordes.

Existen 3 grandes grupos de acordes:

- Mayores. Están formados por los grados 1, 3 y 5.

- Menores. Están formados por los grados 1, 3b y 5.

- Dominantes. Son acordes mayores o menores que tienen también el grado 7b. Son los que en el apartado de acordes básicos llamamos “séptima”.

Cuando nos salimos de estos tres tipos de acorde y empezamos a añadir notas “extra”, entramos en el terreno de los “acordes alterados”.

Esas notas extra son la 6ª, 7ª, 9ª, 11ª y 13ª. Ten en cuenta que la 9ª es simplemente la 2ª, pero una octava más aguda que la nota tónica (suma 7 a la 2ª y obtienes la 9ª), y de la misma manera, la 11ª es la 4ª una octava más aguda (4ª+7=11ª), y la 13ª es la 6ª una octava más aguda (6ª+7=13ª) que la tónica.

Vamos a ir viendo algunos de los acordes más habituales, y posteriormente veremos cómo utilizarlos en la práctica, intentando hacer el ridículo lo menos posible.

Los números indicados en los círculos de los diagramas, hacen referencia a los grados de cada una de las notas.

De cara a entender rápidamente los acordes, debes tener presente unas sencillas reglas:

- 1 es la nota tónica, la que da el nombre al acorde

- 3 es la nota que marca la diferencia entre un acorde mayor (3) o menor (3b)[

- 5 es la nota que diferencia a los acordes “normales” (5), de los aumentados (5#) o disminuidos (5b)

- 7 es la nota que diferencia los acordes de séptima dominante (7b), conocidos como séptima a secas, y los acordes de séptima mayor (7)

- 9, 11 y 13 son las notas que dan nombre a los respectivos acordes de novena, onceava y treceava.

En los esquemas coloco al inicio del nombre del acorde una X. No tiene nada que ver con tus películas favoritas. Indica una nota genérica. Es decir, que en lugar de la X ahí deberá colocarse la nota fundamental del acorde (Do, Do#, Re, Re#, etc…), la nota que marca el tono.

Para cada tipo de acorde, se muestran dos diagramas, uno con nota fundamental o tónica, en la sexta cuerda y otro con nota fundamental en la quinta. Existen muchas más formas de poner cada acorde, y si has entendido el apartado de construcción de acordes, tú mismo puedes intentar crearlas. En cualquier caso, saber (y entender) los dos esquemas que indico para cada acorde, te permitirá ponerlo en dos posiciones separadas del mástil.

El número que aparece marcado en los círculos de los esquemas es el grado. Repito, la idea no es sólo que memorices las distintas formas de acordes, sino que también seas capaz de razonarlas o crearlas tú mismo.

Las posiciones con nota fundamental en la sexta cuerda, puedes razonarlas como vimos en el apartado de construcción de acordes, a partir del esquema de cejilla en forma de Mi. Y los acordes con nota fundamental o tónica, en la quinta cuerda, puedes razonarlos a partir del esquema de cejilla en forma de La.

Fíjate que en muchas ocasiones si bajas una cuerda el acorde con tónica en la sexta cuerda, tienes prácticamente el acorde con tónica en la quinta (suele cambiar la nota sobre la segunda cuerda).

Además de tener claros los grados 1, 3 y 5 de esos dos esquemas, es muy conveniente también tener siempre presente dónde están la 3b y la 7b.

En rojo aparecerá marcado también el dedo que debes utilizar para pulsar cada cuerda, el dedo índice está representado con el “1″ y el dedo meñique con el número “4″. En algunos esquemas aparece también una “T” que hace referencia al pulgar (Thumb).

Entre paréntesis indico también alguna de las formas en las que se suele representar el nombre de cada acorde.

X Maj7 (Séptima mayor) (XD7)

Empezamos con uno de los acordes más utilizados. Es importante tener clara la diferencia entre los acordes de séptima mayor y los acordes de séptima dominante.

Los acordes de séptima dominante, son los acordes séptima de toda la vida. Son acordes mayores (1, 3, 5) o menores (1, 3b, 5), que además incluyen también el grado 7b.

Los acordes de séptima mayor. Son acordes mayores a los que en lugar de añadirles el grado 7b se les añade el grado 7. Se representan indicando “maj” delante del 7, dando a entender precisamente eso, que la séptima es mayor.

En este apartado vamos a ver los esquemas con tónica o fundamental en sexta y quinta cuerda.

Como ya dijimos, el acorde con tónica en sexta cuerda está formado a partir del esquema de cejilla en forma de Mi. Puedes ver cómo las notas 1, 3 y 5 están colocadas en la misma posición, apareciendo sólo nuevo el grado 7. Aunque esta forma de acorde está basada en el esquema de cejilla en forma de Mi, se toca sin usar cejilla.

Las cuerdas en las que no se muestra ningún número no se tocan.

En el caso de la forma con tónica en la sexta cuerda sí se usa cejilla. La muestro sólo hasta la quinta cuerda, pero podría hacerse perfectamente con cejilla hasta la sexta cuerda, ya que volveríamos a tener un “5″.

X 7 b5 (Séptima de quinta disminuida) (X 7-5)

Las notas características de este acorde son la 5b (quinta disminuida) y la 7b (séptima dominante). Cuando en el nombre del acorde sólo e indica un “7″ se entiende que se añade la séptima dominante. Es decir, el grado 7b.

Como ya vimos, el acorde con tónica en la sexta cuerda está basado en la cejilla en forma de Mi, y el acorde con tónica en la quinta está basado en la cejilla en forma de La.

Puedes ver que para pasar de la tónica en la sexta cuerda a la tónica en la quinta cuerda, sólo tienes que bajar la posición 1 cuerda y el único dedo que cambiará será el “4″

X 7 #5 (Séptima de quinta aumentada) (X 7+5)

Muy similar al séptima de quinta disminuida. La única diferencia es que en este caso la quinta pasa a estar aumentada (5#).

Después de esta impresionante explicación de perogrullo que me acabo de marcar, te dejo ir a echar una meadilla antes de seguir…

Las notas características son por tanto 5# (quinta aumentada) y 7b (séptima dominante)

X m7 b5 (Menor séptima de quinta disminuida)

Ahora, además de tener la quinta disminuida y la séptima dominante, tendremos que añadir la 3b, ya que el acorde es menor. Este acorde se conoce también como “semidisminuido”.

Los acordes quedarán entonces así:

X 9 (Novena)

El acorde con tónica en la quinta cuerda es bastante habitual, y vimos su uso en alguno de los vídeos de la web. Pero fíjate ahora como en el acorde con tónica en la sexta cuerda, estamos omitiendo la nota tónica, no la tocamos (por eso está marcada a trazos).

Y fíjate también como este acorde es exactamente igual que el acorde X m7 b5 con tónica en la quinta cuerda que vimos en el apartado anterior.

De aquí puedes extraer una conclusión importante: el mismo acorde puede recibir distintos nombres, dependiendo de qué nota consideres la tónica. (Echa un vistazo al apartado dedicado a las “inversiones)

¿Cuándo recibe un nombre y cuando recibe el otro? Depende del contexto. Por ejemplo depende de la nota que esté tocando el bajista. O en el caso de que estés utilizando este acorde para sustituir a otro más sencillo (mayor, menor), la tonalidad te la marcará el acorde original al que estás sustituyendo.

X m 9 (Menor novena)

Puedes construir este acorde fácilmente, a partir del acorde de novena visto en el apartado anterior. Como en todos los acordes menores, la diferencia está en que tendremos el grado 3b en lugar del 3. Simplemente hemos bajado un traste a las notas marcadas con un 3 en los acordes de novena.

X dim (Disminuido) ( Xº)

El acorde disminuido se obtiene al bajar medio tono todas las notas de un acorde de séptima dominante, excepto la tónica.

Es decir, partimos de 1, 3, 5, 7b

Bajamos medio tono a todas las notas menos a la 1, y obtenemos: 1, 3b, 5b, 7bb.

Si bajamos medio tono a la 7b, llegamos a la sexta, por eso en el esquema indico los grados 1, 3b, 5b y 6.

X aug (Aumentado) ( X +)

Se obtiene al subir medio tono a la 5ª de un acorde mayor.

X 6/9 (Sexta de novena añadida)

Es un acorde de sexta (1, 3, 5, 6) al que se le añade la novena. Recuerda, que la novena es simplemente la 2ª una octava más aguda que la nota tónica, así que la puedes encontrar si partiendo de la 3ª te mueves dos trastes hacia la zona grave.

X 13 (Treceava)

Este acorde está formado por los grados 1, 3, 5, 7b, 9 y 13. La forma de acorde con tónica en la sexta cuerda es muy habitual. Como puedes ver falta la nota 5.

En ocasiones, cuando no es posible colocar todas las notas (porque no tenemos cuerdas suficientes, o porque el acorde sería demasiado complicado de poner), se suele prescindir de alguna de las notas.

Por lo general la nota que se suele omitir es la 5ª, excepto si está alterada. Si la 5ª no está alterada, no aporta ningún sonido especial al acorde. En cambio, en un acorde con la quinta aumentada o disminuida, no se debe omitir la quinta, ya que es una nota importante ya que da “carácter” al acorde.

Otra nota que suele omitirse es la tónica, ya que en muchas ocasiones el bajo, o simplemente el contexto de lo que está sonando, ya marca la tonalidad, haciendo que tocar la tónica no sea imprescindible.

INVERSIONES DE ACORDES

 

Aunque es lo más habitual, en un acorde no siempre la tónica tiene por qué ser la nota más grave. Imagínate que tenemos un acorde, en el que la tónica es la nota más grave. Vamos a subir a esa nota, a la tónica, una octava. Al hacerlo, dejará de ser la nota más grave. El acorde seguirá siendo el mismo, pero sonará de forma distinta. Habremos hecho una “inversión” al acorde.

Antes de continuar, echa un vistazo primero al apartado de inversión de intervalos Seguimos con nuestro acorde…

Ahora por ejemplo, la nota más grave podría ser la tercera del acorde. En ese caso decimos que el acorde está en “primera inversión”

Continuamos con ese mismo acorde, y repetimos la jugada… Subimos una octava la nota más grave, que ahora era la tercera.

Ahora la nota más grave pasará a ser la quinta. Y el acorde estará en “segunda inversión”

Las inversiones se utilizan de muchas maneras, pero básicamente se usan para cambiar la línea melódica que marcan los graves en la progresión de acordes que toquemos.

Los acordes en primera inversión se usan habitualmente como acordes de paso entre dos acordes sin invertir.

Los acordes en segunda inversión son todavía “menos estables” armónicamente hablando, y cuando los oyes, ya no tienes claro cuál es la tónica…

Vamos a liar un poco la madeja…

Tomamos un acorde, y le hacemos una inversión. Es decir, subimos una octava a su nota más grave, que pasará ahora a ser la más aguda.

Bien, supongamos que no sabemos que a ese acorde le hemos hecho una inversión. Consideraremos entonces que la nota más grave es la tónica…

¿Qué pasaría?

Las notas serían las mismas, pero la nota tónica es distinta. Así que como poco, recibiría otro nombre completamente distinto…

Un caso muy típico es el de los acordes menores séptima. Vamos a verlo con un ejemplo…

Estos acordes están formados por las notas 1-3b-5-7b. Por ejemplo, en el caso de Do, tendríamos: Do-Mib-Sol-Sib

Si subes una octava su tónica Do, es decir si haces una inversión, tendrás Mib-Sol-Sib-Do.

Ahora la nota más grave es un Mib. Así que vamos a considerar que la tónica no es Do, sino Mib. (Seguimos tocando las mismas notas)

Si construyes la escala de Mib verás que:

Mib sería la nota 1

Sol sería la 3

Sib sería la 5

Do sería la 6

Estaríamos tocando un acorde formado por las notas 1, 3, 5 y 6. Esto forma un acorde “sexta“, o “maj6

Es decir, si a un Dom7 le hacemos una inversión, seguiremos teniendo un Dom7, que sonará de otra forma. Pero ese mismo acorde, sin consideramos ahora como tónica su nota más grave, se puede llamar de otra manera: Mib maj6.

De aquí tienes que sacar una conclusión importante:

El nombre del acorde depende de la nota que consideres como tónica, y esta nota, la tónica, no tiene por qué ser la nota más grave.

 

SLASH CHORDS

¿Los acordes que toca Slash? No… “Slash” es como llaman los guiris a la barra que hay encima del 7 en tu teclado: “/”

Y a los acordes que tienen una de esas barras, les llaman “slash chords”: C/Bb, G/Ab, etc…

La idea es bastante sencilla. Lo que aparece a la izquierda de la barra es el acorde habitual, y lo que aparece a la derecha es la nota que vamos a tocar como bajo, como nota más grave.

Así, por ejemplo un C/Bb es simplemente un Do, al que le colocamos como nota más grave un Si bemol.

Dicho esto, podemos encontrarnos 3 casos diferentes:

Caso 1:

La nota que aparece a la derecha pertenece al acorde, pero se coloca como nota grave una nota distinta a la tónica o fundamental. Es decir, el acorde tiene una inversión.

Por ejemplo C/Bb.

En este caso Sib es la nota 7b de la escala de Do. Es decir, tenemos la tríada mayor de C (1-3-5), y también la 7b. Eso como ya sabemos es un acorde de séptima dominante normal. Estaríamos hablando de un C7.

La diferencia está en que en este caso la 7b es la nota más grave. Así que esta notación nos da información extra. Nos dice que hemos hecho una inversión al acorde.

Este es el uso más habitual de este tipo de representación de los acordes.

Caso 2

La nota que aparece a la derecha es una “extensión”. Es decir, una nota que pertenece a la escala del acorde que estamos tocando. Por ejemplo A/B

En este caso estamos tocando la tríada mayor de La, con un Si como nota base. Como Si es la novena del tono de La, estamos tocando como nota más grave la novena. Podríamos tener una 11, 13, etc…

Caso 3

Por último, tenemos el caso en el que la nota que aparece a la derecha no pertenece a la escala. Por ejemplo G/Ab. Este tipo de acordes se usa bastante en el jazz, como acordes de paso entre otros más “estables”.

—————————————————————————–6

LOS MODOS Y LAS PROGRESIONES DE ACORDES:

CENTRO TONAL.

Hemos dichos que si tocamos sobre un acorde de séptima dominante usaremos el modo mixolidio, como vemos en la tabla. Por ejemplo, sobre un Sol 7, tocaríamos el modo mixolidio en Sol… Bien, esto está claro…

Ahora supongamos que tocamos sobre un acorde menor 7. El tema cambia, porque podemos elegir entre varios modos: dórico, frigio, o eólico.

El modo que escojamos dependerá de los acordes que rodeen a ese acorde menor 7 en la progresión de acordes que toquemos. Vamos a verlo con un ejemplo. Supongamos que tocamos sobre una progresión de acordes sencilla: Do7 – Rem7

Vamos a representar en una tabla, los modos que podríamos tocar sobre cada acorde, y para cada uno de ellos, cuál es la escala de la que deriva ese modo, osea cuál es el modo jónico (1) que tiene las mismas notas.

Nos preguntamos ¿Cuál es el modo jónico en el que el Do ocupa la posición 5?

O dicho de otra manera, ¿cuál es la escala mayor en la que el Do es la quinta nota?

La respuesta es Fa. Es decir, al tocar el modo mixolidio en Do, tocamos las mismas notas que si tocásemos la escala mayor de Fa.

Ahora nos preguntamos lo mismo para los modos que podemos tocar sobre el Rem7:

¿Cuál es el modo jónico en el que el Re ocupa la posición 2? Do

¿Cuál es el modo jónico en el que el Re ocupa la posición 3? La#

¿Cuál es el modo jónico en el que el Re ocupa la posición 6? Fa

Sobre el Rem7 podemos tocar 3 modos distintos. Pero si elegimos tocar el modo eólico en Re, estaremos tocando las mismas notas que si tocásemos la escala mayor de Fa. Y esas son precisamente las notas que estamos tocando también sobre el Do7.

Es decir, tocamos las mismas notas sobre los dos acordes, así que no tendremos que desplazar el esquema. El centro tonal de esta progresión sería por tanto Fa.

En general, intentaremos buscar siempre la escala que nos sirva sobre el mayor número de acordes.

Y ahora te preguntarás ¿y de dónde sale eso? ¿cómo sé que modo jónico tiene las mismas notas?

Pues deberías memorizar qué posición ocupa el Do en la escala mayor de cada uno de los tonos, y del mismo modo, qué posición ocupa el Do# en todos los tonos, qué posición ocupa el Re en todos los tonos, que posición ocupa el Re#… Y así para las 12 notas. Esto puede resultar un coñazo.

Teniendo memorizado el esquema, y sabiendo colocar las notas en el mástil, es más fácil “verlo” directamente sobre la guitarra… Me explico:

Estamos buscamos qué modo jónico (1) tendría las mismas notas que el modo mixolidio (5) en do. Es decir:

¿Qué modo quiero tocar? Mixolidio (5) ¿En qué tono? En do.

Pues coloco el 5 sobre un do…

Y ahora, con el esquema colocado buscaremos mentalmente un (1), correspondiente al modo jónico. En este caso, verás que todos los (1) estarán colocados en el mástil sobre los Fa, así que Fa es el tono que buscamos.

Dicho de otra manera: si tocamos el modo jónico en Fa, estaremos tocando las mismas notas que si tocásemos el modo mixolidio en do.

Y ahora hacemos lo mismo para el Re:

Re eólico: Coloco el (6) sobre un Re. ¿Qué nota me queda sobre los (1)? Fa

Tener soltura con esto requiere su tiempo, pero no supone memorizar nada adicional a lo que ya sabemos: Dominando el esquema, y sabiendo dónde están las notas en el mástil, es instantáneo.

Aunque el tema te pueda parecer un poco espeso, no te desanimes.

Para que te familiarices con esta forma de razonar, vamos a verlo en detalle sobre algunas progresiones típicas, empezando por un blues sobre acordes menores.

 

MODOS SOBRE BLUES CON ACORDES MENORES

Supongamos que queremos tocar con los modos sobre un blues con acordes menores.

Lo típico es que nos encontremos los acordes I m7 – IV m7 – V 7

Es decir, los acordes I y IV menores séptima, y el acorde V de séptima dominante.

Teniendo en cuenta la tabla de correspondencia entre los acordes y los modos, sabemos que sobre los acordes menores podemos elegir entre los modos Frigio, Dórico o Eólico y sobre el acorde de séptima dominante usaremos el mixolidio.

Podemos usar por ejemplo el modo dórico sobre el acorde I, el modo dórico otra vez sobre el acorde IV y el modo mixolidio sobre el acorde V. Supongamos que queremos tocar un blues menor en el tono de sol. Tocaríamos entonces: Sol m7, Do m7, Re7

Para colocar nuestro esquema, el razonamiento es el mismo de siempre:

- ¿En qué tono quiero tocar? En Sol

- ¿Dónde tengo un Sol? En la sexta cuerda, tercer traste.

- ¿Qué modo quiero usar? El dórico

- ¿Qué “número” corresponde al dórico? El 2

Pues llevo un 2 hasta la sexta cuerda, tercer traste…

Haríamos el mismo razonamiento para colocar el modo dórico en do y el mixolidio en Re.

Tenemos que tener en cuenta que hay que cambiar de escala en cada cambio de acorde.

Vamos a hacer ahora el análisis coñazo-tonal que vimos en el apartado anterior.

Sobre el acorde Solm7, podremos usar los modos dórico, frigio y eólico.

Para el dórico: buscamos el tono en el que Sol es la nota (2) –> Fa

Recuerda cómo lo hacemos:

Sol Dórico, así que colocamos el (2) sobre un Sol.

¿Qué nota queda sobre los (1)? Fa

Lo mismo para el frigio: buscamos el tono en el que Sol es la nota (3) –> Re#

Y para eólico: buscamos el tono en el que Sol es la nota (6) –> La#

Y repetimos lo mismo para los acordes de Do y Re.

Sobre Sol y Do vemos que hay dos opciones en las que se puede conservar la tonalidad: Si tocamos Sol frigio y Do eólico, (estaríamos en Re#), o si tocamos sol eólico y Do dórico (estaríamos en la tonalidad de la#).

En cualquier caso, sobre el acorde V (Re7) tenemos que tocar el modo mixolidio en Re, que deriva de el modo jónico en Sol, así que no nos va a quedar más remedio que cambiar de escala cuando estemos sobre este acorde.

Además ten en cuenta que sobre los tres acordes puedes seguir tocando la escala pentatónica menor de Sol.

Como dijimos, una de las opciones es tocar el modo eólico sobre el acorde I, y el modo dórico sobre el acorde IV.

Tocando sobre el acorde I (solm7), colocaríamos el (6) (modo eólico) en el tercer traste de la sexta cuerda (sol). El siguiente acorde de nuestro blues, el IV, es un do (el tercer traste de la quinta cuerda)

Cuando cambiemos del acorde I al acorde IV no necesitaremos cambiar de escala. Fíjate en el esquema, que si sobre el acorde I colocamos un 6, automáticamente, sobre la nota correspondiente al acorde IV (do), ya tenemos colocado un (2) que corresponde al modo dórico. En este caso el centro tonal (1) estaría en La#.

Al pasar al acorde V, no nos queda más remedio que cambiar de escala. Fíjate que si nos mantuviésemos en la misma escala, al pasar al acorde V (en este caso al Re), en el esquema estaríamos sobre el (3), es decir tocaríamos el modo frigio (que es un modo menor).

Debemos mover el esquema, ya que sobre el acorde de séptima, tocaremos el modo mixolidio. Es decir, tenemos que hacer que sobre el acorde V (Re) nos coincida un (5) (modo mixolidio).

La otra opción, dijimos que es usar el modo frigio en Sol y el modo eólico en Do. El resultado que se obtiene no es tan “blusero”, pero puede que te guste. Experimenta con ella.

Resumiendo:

Localizamos en el mástil las notas correspondientes a los acordes I, IV y V sobre los que queremos tocar.

Mientras tocamos tenemos que tener siempre presente dónde está la tónica del acorde que suena de fondo.

Cuando estamos sobre el acorde I tenemos que desplazar el esquema de forma que el (6) se coloque encima de la nota tónica del acorde I

Cuando estamos sobre el acorde IV tendríamos que desplazar el esquema de forma que el (2) se coloque encima de la nota tónica del acorde IV. Como hemos visto, si venimos de tocar el modo eólico (6) sobre el acorde I, no será necesario mover el esquema.

Cuando estamos sobre el acorde V tenemos que desplazar el esquema de forma que el (5) se coloque encima de la nota tónica del acorde V

 

 

 

0 Comentarios:

  • No hay comentarios

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizarlos, aceptas que usemos cookies. Más información

Aceptar