Biblioteca de la Guitarra y Cuerda Pulsada

Biblioteca de la Guitarra y Cuerda Pulsada

Instrumentos tradicionales de cuerda

 

CAVAQUIÑO

 

Cavaquiño: El cavaquiño o cavaquinho es un cordófono punteado. Es un instrumento portugués, en forma de guitarra pero de dimensiones mucho más reducidas que ésta. Pertenece a una familia de pequeños instrumentos de cuerda que tuvieron un importante desarrollo desde el siglo XVI, y que tenían un sonido agudo (tiple). Pueden considerarse hermanos de éste los guitarros y guitarricos españoles, el timple canario, el cuatro venezolano, etc… Fue llevado a América por los colonizadores, alcanzando allí gran popularidad. El instrumento tiene cuatro cuerdas metálicas afinadas normalmente en Re Si Sol Re, de primera a última cuerda ó Re Si Sol Sol. La tapa armónica de la caja de resonancia no suele estar barnizada. El cavaquiño se utiliza en los grupos tradicionales de la mitad norte de Portugal, y normalmente se utiliza rasgándolo con los dedos para acompañar la voz. En España existe un instrumento parecido, de 4 cuerdas llamado “Requinto” o “Guitarrico” que se utiliza en las rondallas.

GUITARROS DE ALEDO - Fuente: Asociación Etnomurcia

GUITARRO DE GALLOCANTA  RESTAURADO POR ALEJANDRO SANCHEZ (GRUPO "LAHIEZ") - Fuente: Manuel Sánchez

GUITARRO - Fuente: Jesús Reolid (Luthier)

Guitarro: Es un cordófono punteado. Es un instrumento en forma de guitarra, de dimensiones menores que esta pero mayores que las del requinto y el cavaquiño. Proviene de una serie de guitarras pequeñas que fueron muy populares en el Barroco. Lo más común es que tuvieran cinco cuerdas de tripa o nailon, aunque podían tener órdenes en lugar de estas. Las afinaciones varían, pero las más utilizadas son SI FA# RE LA MI. El guitarro se utiliza en zonas de Aragón, La Mancha, Andalucía y Murcia, perteneciendo todos ellos a un mismo tipo de instrumento (con pequeñas variaciones locales). Acompañan a otros instrumentos en las rondallas o en las cuadrillas, siendo raro que sean utilizados como instrumento solista. De la misma forma que el cavaquiño y el requinto, la colonización de América hizo que este tipo de instrumentos se hicieran allí muy populares, transformándose en otros propios de aquellas latitudes. En las fotografías podemos ver un guitarro del constructor Jesús Reolid, de factura moderna y otro originario de Gallocanta (Zaragoza), restaurado por Alejandro Sánchez, del grupo “Lahiez”. En la fotografía de debajo, aparecen dos guitarros de la cuadrilla de Aledo (Murcia) originarios de Baza (Granada). Estos dos últimos llevan 3 órdenes de cuerdas dobles (las centrales) y dos cuerdas simples (la primera y la última).

 

 

GUITARRA

Guitarra española: Es un cordófono punteado. Consta de seis cuerdas de nailon, antiguamente de tripa. Es el instrumento más simbólico y conocido de la península, debido al flamenco. Sin entrar en este tipo de música, en el medio rural se utiliza rasgando las cuerdas y acompañando los diferentes cantos tradicionales con pocos y sencillos acordes. Como la bandurria, fue muy utilizada por ciegos ambulantes y vendedores de “coplas”. En los grupos de cuerda acompaña a bandurrias y laúdes creando la base rítmica.

 

GUITARRA PORTUGUESA

 

Guitarra portuguesa: Es un cordófono punteado. Tiene seis órdenes o pares de cuerdas metálicas. La caja de resonancia es periforme. El clavijero es en forma de abanico, con tornillos para afinar las cuerdas y con una voluta de madera.. La longitud total es de unos 75 cm. El intérprete suele usar uñas postizas utilizando una técnica especial de ejecución para sacar al instrumento la mejor sonoridad. La afinación de la guitarra portuguesa es, de más agudo a más grave, Si La Mi Si La Re. Es tocada en los conjuntos de fado junto a la guitarra española, que acompaña su melodía y la voz del o la cantante.

BANDURRIA

 

 

Bandurria: La bandurria es un cordófono punteado con presencia en prácticamente toda la península, excepto en Portugal, donde se sustituye por la mandolina o bandolim. Consta de doce cuerdas (seis dobles) metálicas afinadas por cuartas y se hace sonar con una púa o plectro. Tradicionalmente forma parte de rondallas o grupos de cuerda, junto con la guitarra y el laúd, de similares características, pero con un sonido más grave. También fue común en músicos callejeros vendedores de romances. En la fotografía, un ejemplar restaurado granadino de 1882.

MANDOLINA

BANDOLIM

 

Mandolina y bandolim: Son cordófonos punteados. El bandolim es una mandolina presente en Portugal, pues en España se utiliza la bandurria como instrumento de plectro, aunque también se utilizó ocasionalmente la mandolina en los grupos de pulso y púa. Como cualquier mandolina, consta de cuatro parejas de cuerdas afinadas por quintas, como el violín.

 

Algo que diferencia al bandolim de las clásicas mandolinas es su profunda caja de resonancia plana, que en las demás mandolinas es más estrecha o en forma de media calabaza; así como el clavijero, en forma de abanico y con una voluta de madera. Se pueden ver en los grupos de la mitad norte de Portugal y en las agrupaciones universitarias. En la fotografía de la derecha, vemos un Bandolim de Lisboa. A la izquierda podemos ver una mandolina española de rondalla. 

LAUD

 

 

Laúd: El laúd es un cordófono punteado con presencia en prácticamente toda la península, excepto en Portugal, donde se sustituye por la mandola. Consta de doce cuerdas (seis dobles) metálicas, como la bandurria , pero el mástil es mas largo que en aquella. Se hace sonar con una púa o plectro. Tradicionalmente forma parte de rondallas o grupos de cuerda, junto con la guitarra y la bandurria, dando distintas voces que esta. También su afinación es por cuartas, como en la bandurria.

VIOLA BRAGUESA

Viola Braguesa: Se trata de un cordófono también punteado. Es oriundo del norte de Portugal, de Braga, y forma parte de una familia de guitarras populares muy parecidas entre ellas (viola de campaniça, viola aveiroa, etc…), pero con características específicas que dependen de la región de procedencia. La viola braguesa tiene un tamaño y forma parecida a la guitarra clásica. La tapa armónica no está barnizada. Consta de diez cuerdas afinadas por parejas, estando las tres últimas octavadas, es decir, que de las dos cuerdas que forman el par, una de ellas está afinada una octava más alta y es de menor calibre. Normalmente se afina como las 5 cuerdas más graves de la guitarra clásica o de la guitarra de fado, aunque pueden existir otras afinaciones. El mástil es más corto que en la guitarra clásica y con solo 10 trastes. Se utiliza para tocar acordes y acompañar la voz o las melodías tradicionales.

 

RABELES CANTABRO Y RIOJANO

RABEL CANTABRO MODERNO 

Rabel: El rabel es un cordófono frotado con arco muy común en la zona norte de la Península Ibérica, aunque se conoce también su existencia en zonas más al sur. Es un instrumento pastoril y consta de una, dos o tres cuerdas afinadas por cuartas o quintas, según el modelo y se hace sonar con un arco de crines de caballo al cual se le ha aplicado resina. La caja de resonancia es de madera y la tapa armónica puede ser de madera, hojalata o piel tensa.  Acompaña canciones de baile, romances y tonadas picarescas. En la fotografía de arriba vemos un rabel cántabro de cuerdas metálicas hecho por Luis Payno. Junto a él, un rabel de Ávila, de Silvestre Sánchez. A la derecha, un rabel cántabro de cuerdas de crin y uno riojano, ambos construídos por Luis A. Payno. Está presente este instrumento en Cantabria, Asturias, Castilla-León, Extremadura y Castilla la Mancha.

CHICOTENTTUN-TTUN Y TXIRULA

Chicotén: Este instrumento es un cordófono percutido con una baqueta. También denominado salterio en Castilla, ttun-ttun en Euskadi o genéricamente tambor de cuerdas. Parece ser una derivación de los salterios medievales, produciendo el sonido con una baqueta que golpea una serie de cuerdas tensas sobre una caja de resonancia alargada. Acompañaba siempre a la flauta de tres agujeros cuando se tocaba en interiores, dando una nota pedal, grave y rítmica. Solo sigue utilizándose actualmente en Euskadi acompañando a la txirula y en el Alto Aragón, acompañando al chiflo. En la fotografía podemos ver un salterio y un ttun-ttun vasco. 

 

ZANFONA - Fuente: Jesúa Reolid (luthier)

Zanfona: Este instrumento es un cordófono frotado con rueda. Es el único instrumento de los que componen esta página que se hace sonar con un teclado, sin pulsar las cuerdas con los dedos directamente. Aunque es difícil afirmar que exista una zanfona ibérica como tal, se han encontrado en Galicia, noroeste de Castilla y León y Asturias modelos con ciertas similitudes entre si. La zanfona es un instrumento que proviene de la edad media, que fue posteriormente un instrumento cortesano y después cayó en desuso, yendo a parar a manos de ciegos, vendedores de coplas, etc…Consta de una rueda que hace sonar dos o tres cuerdas “cantantes”, que ejecutan la melodía por medio del teclado y dos o más bordones que dan una nota pedal continua de acompañamiento. No se han encontrado en la península modelos con “trompeta” o “perro”, un tipo de percusión que si poseen las francesas. En la fotografía podemos ver un modelo del artesano Jesús Reolid. 

 

 

0 Comentarios:

  • No hay comentarios

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizarlos, aceptas que usemos cookies. Más información

Aceptar