Biblioteca de la Guitarra y Cuerda Pulsada

Biblioteca de la Guitarra y Cuerda Pulsada

Aben, Jot (Reino de Valencia, S. XI)

Trovador  guitarrista  árabe-valenciano. 

Son  de gran  valor  todas  las  tradiciones  que, además  de  ser  vero­símiles,  coinciden  con  hechos  y  fechas · históricas  de  indu­dable  autenticidad.  En  ese  concepto  acogemos  la  del  can­tor  de  Aben-Jet. Es  fama  que  allá  por  los  años  de  1169.  un  moro  va­lenciano,  poeta  y  músico,  tan  pobre  de  caudales  como rico  de  fantasías;  compuso  una  canción  de  carácter  popular,  de  la inspiración  tan  ingenua  y  de  cadencias  tan  asi­milables,  que  pronto  logró  gran  aceptación,  llegando  a ser  el  elemento  obligado  en  todas  las  zambras,  a  pesar  de las  severas  censuras  de  los muslines  encargados  de  velar por  la  pureza  de  las  costumbres. Las  exigencias  reiteradas  de  estos  santones  y  las  intri­gas  de  los  envidiosos  enemigos  dél  músico,  lograron  a  la postre  que  Muley-Jarek,  hombre  de  escasa  inteligencia, prohibiera  aquella  canción  como  perniciosa  para  las  cos­tumbres  muslímicas  y  desterrara  a  su  autor  de  Valencia. Abrumado .  por  el  castigo,  exhausto  de  recursos  y  des­preciado  por  los  fanáticos  sectarios  del  cadí,  salió  Aben.­ Jet  de  la  región  valenciana,  1levando  por  todo bagaje  su inseparable  "guiterna",  en  cuyas  metálicas  cuerdas  dormía el  alegre  y  sugestivo  cantar,  inocente  causa  de  su  desventura.

Penalidades  sin  cuento  hubo  de  sufrir  para  poder  vivir, cuando,  al  llegar  a  Kalat-Ayud  (  Calatayud ),  aguijoneado por  la  necesidad,  resolvió  dar  a  conocer  de  nuevo su  canción,  con  la  esperanza  de  recoger  algunas  monedas,  aunque  temeroso  de  que  se  renovara  allí  la  prohibición  de  que  en  Valencia  había  sido  objeto.  Después  de  grandes  vacilaciones,  se  dirigió  a  un  arrabal  poco concurrido,  entonó  su  arabesca  melodía,  y.  cual  no  sería su  asombro  al  ver  que  a  la  indiferente  curiosidad  de  los transeuntes,  seguían  las  vacilaciones  de  la  emoción.  Alen.tado  por  tal  comienzo,  cantó  una  segunda  copla,  que  fué acogida  con  frenético  entusiasmo  por  la  multitud  que  ya le  rodeaba.  A  este  aplauso del  pueblo  siguió  la  aprobación  de  los  magnates,  que  a  su  vez  creyeron  ver  sintetizados  en  aquellas  originales  notas  los  románticos  ensue­ños  de  su  raza,  la  expresión  del  sentimiento  popular  en su  más  alto grado,  el  espíritu  fugaz  que  exteriorizaba  de una  manera  vaga  y  poética,  las  cualidades  más  salientes de  su  carácter.

El  triunfo  de  Aben-Jet  estaba  asegurado,  y  sin  embar.go,  las  lágrimas  surcaban  sus  mejillas  día  tras  día,  hasta marcar  en  ellas  indeleble  huella.  ¿ Eran,  acaso,  de  satis­ facción  o  de  amargura  porque  aquellos  laureles  llevaban oculta  una  incurable  melancolía,  por  el  injusto ·destierro a  que  estaba  condenado ?  Difícil  es  analizar  las  profun.­didades  del  corazón  humano  y  sus misteriosas  angustias. La  canción  del  músico  proscripto  se  p6pularizó  en  breve por  Aragón,  luego  por  toda  España,  y  desafiando  el  tiempo al  través  de  los  siglos,  llega  hasta  nosotros  en  su forma  cristiana  de  Jotat  único  tributo  que  rinde  el  pasado al  apellido  del  moro  valenciano  que  la  creó.  Tal  vez  la  Jota  que  hoy  se  canta  no  sea  el  eco  exacto de  la  inspiración  de  su  autor;  sus  accesorios  melódicos y  su  desenvolvimiento  poético  deben  haber  cambiado  mu­ chas  veces  en  el transcurso  de  los  años,  pero  el  motivo musical  a  que  dió  forma  Aben-Jot  y  que  nuestra  naciona­lidad  se  ha  apropiado,  no  desaparecerá  jamás.  El  rosal cambia  de  forma  y  de  flores  todas  las  primaveras,  y  no por  eso deja  de  ser  siempre  el  mismo  rosal.

Ofrece  vivo  interés  para  el  observador  esta  perpetuidad tradicional,  singular  privilegio  inherente  sólo  a  los  cantos populares,  puesto  que  los  demás  géneros  sujetos  a  la  influencia  de  los  tiempos,  suelen  ser  tan  efímeros  como  lo es  el  sonido,  su  manifestación  primitiva;·  circunstancias  que no  sabemos  si  atribuir  a  que  la  música,  nacida  de  un  sentimiento  colectivo,  suele  ser  reflejo  de  algo  trascendental que  palpita  en  el  corazón  nacional,  o  a  que  en  los  can­tares  de  esta  índole  la  letra  se  somete  al  ritmo,  en  vez de  imponérsele,  quedando  así  demostrado  que  el  refriado de  la  música  comienza  donde  acaba  el  de  la  poesía,  o que  estas  manifestaciones  musicales  son . uno  de  los  signos más  característicos  del  genio  nacional.  Problema  es  éste que  dejamos  íntegro  a  mayores  ilustraciones. ''La  Música  en  Valencia",  por  el  Barón de  Alcahali  Copiado  en  la  Biblioteca  del  Palacio  de  la  Diputación de Barcelona  en  día  15  de  Enero  de  1931. D·  Prat.


COPLA
La  Jota  nació  en  Valencia
Y  de  allí  vino  a  Aragón;
Calatayud  fué  su  cuna
A  la  orilla  del  Jalón

 

(D. Prat, Diccionario de 1934)

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizarlos, aceptas que usemos cookies. Más información

Aceptar